lunes, 1 de febrero de 2010

Juego de niñas

En Escobedo de Camargo, el salon de la casa tenia una cristalera que daba al "prau" donde mi madrina Teresa ponía a pastar las vacas. Nosotras jugábamos a ver quién era la primera en descubrir qué vaca se disponia a echar la gran meada (o lo que fuera) antes de que lo hiciera. También pasabamos muchos buenos ratos en la carpintería o jugando bajo el Sauce llorón del pequeño jardín.

Otro juego recurrente, también a tierna edad, era coger el album de cromos de la liga de futbol belga de no se-qué-año-pero-como-de-los-setenta (y que nos regaló el primo Michel, que vivió por esos lares durante muchos años, junto a un libro de Asterix en francés) y jugar a "escoger novio", de entre las extrañas fotos de los futbolistas. Aquí ganaba quien escogiera al más feo de todos. La cosa siempre acababa reñidísima...Cuánto partido, nunca mejor dicho, sacamos a aquel album (que mi madre acabó vendiendo por una pasta a un coleccionista italiano).

También, y esto especialmente, nos gustaba hacer rabiar a mi hermano. Era lo más divertido. Cuando en su cumpleaños llegaba el momento de las fotos delante de las velas, a mi hermana y a mí nos divertía disfrazarnos, si se le puede llamar así, con cualquier cosa estrambótica y fea que encontrábamos y posábamos haciendo gestos mientras repetiamos "tus hermanas las feas, tus hermanas las feas....". Como resultado, nosotras salíamos feas, y el llorando como un condenado. Repasando los albumes de mi hermano, nos hemos dado cuenta de que en todas las fotos de su infancia aparece en situaciones extrañas y apuradillas...Pobrecillo.

Años (y años) más tarde hemos reído hasta las lágrimas haciendo repaso de estos albumes...

...también mi hermano eh?.

2 comentarios:

El tejon dijo...

Ya eras buena tu ya...

Diana. dijo...

Una santa, pero de toda la vida eh?

Un saludo

 
Free counter and web stats