martes, 25 de mayo de 2010

Family Matters

No importa el cuidado que uno tenga en preservar la ropa blanca, en el cuidado en el lavado, en guardarlo aparte para que ni roce con nada, en escoger bien el día para llevarlo puesto (no vaya a ser justo el día que tenga que mover sillas y cajas, ni el que más llueva del año, vamos)...siempre llega el momento en que me lo voy a poner y descubro la mancha en mitad la camiseta, no en un costado por ejemplo, o en la espalda y lo tapa la melena, no. En el puñetero medio! Y cómo ha llegado la mancha ahí, claro, es todo un misterio...

En fin...cosas domésticas.



Más cosas domésticas: yo como soy una chicarrona del norte, debo de tener una salud fuera de lo normal o algo. Todos los días falta alguien de mi oficina al trabajo (y somos pocos) por algun tipo de dolencia, en cambio yo, no recuerdo haberme cogido una sola baja, ni siquiera haber faltado un día por "haber pasado muy mala noche con fiebre" en toda mi vida laboral. Y lo que me hace sentir peor de todo esto, porque no debería ser así, es que me siento boba por ello.



Necesito vacaciones.

2 comentarios:

El tejon dijo...

Y orgullosa que tienes que estar chicarrona, que hay mucho enclenque por ahí.

Diana. dijo...

Sabes lo que pasa además, Tejón, que cuando alguno falta, a otro le toca cubrirle...y no veas lo que se nota cuando, como hoy, han faltado 2!En fin...vacaciones!

 
Free counter and web stats