jueves, 24 de septiembre de 2009

La cadeneta

El otro día, en relación al proceso de selección para la biblioteca y archivo de Santander, decía que a mi sí me habían hecho el test ése, el "orientativo", del que hablan en el punto 3 de las bases, en algún que otro proceso de selección.
En uno de esos procesos lo que buscaban era un catalogador para el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid. Al finalizar la entrevista de marras en una de esas empresas de selección que salen como setas, les pregunté (soy muy curiosa) cuántas personas optábamos al puesto, respondiéndome que yo era la ciento y pico (y subiendo!). Hablando un poquito más, me contó la chica que la consejería de cultura había contratado a no se qué empresa para seleccionar a una persona, y ésta empresa a su vez les habia contratado a ellos para lo que se suponía era su trabajo. Y ahora que lo pienso me parece que había una 3ª empresa metida en el medio, porque recuerdo que me quedé totalmente Pati-Difusa y pelín (sin el pelín) frustrada a la vez que indignada ante lo que me contaba. Así iba quedándose el dinero por el camino, hasta llegar a los ochocientos euricos escasos (si llegaba a tanto, cosa que dudo aunque no lo recuerde exactamente, que la cosa fue hace ya algunos años) al final de la cadena: el feliz y entusiasta catalogador.

2 comentarios:

El tejon dijo...

Estoy viviendo muy de cerca esta convocatoria, pues tengo en casa una de las aspirantes.Lo está pasando mal porque las bases que se ha sacado de la manga el "señor" consejero (no quiero ni nombrarle)tienen más que miga. Si te contaramos.

Diana. dijo...

tejón, me da la impresión de que todos los cántabros tenemos entre nuestra gente a algún aspirante, de hecho yo misma me encontraría entre ellos de no tener ya trabajo, ya que mi formación es específica de archivos y bibliotecas , así que mira si os comprendo...
Hay que luchar bastante, si, pero no hay que dejar de intentarlo.
Le deseo a tu aspirante mucha mucha suerte, de corazón.

 
Free counter and web stats